ESTRATEGIA EMOCIONAL


Si una empresa utiliza de manera inteligente sus recursos, me pregunto si una persona podría aplicar para sí misma los criterios empresariales.

Una empresa que utiliza bien sus recursos lo hace gracias a que tiene buenos criterios estratégicos. Es decir, planifica bien, analiza bien los datos y las condiciones, busca atento los signos de peligro y además sabe que existe un punto de azar (suerte) que no puede controlar.

Por lo tanto, tener criterios empresariales en la vida personal implica utilizar bien nuestra energía, es decir, nuestros recursos diarios para acercarnos a nuestra realización.

Uno de nuestros recursos más importantes es nuestra energía emocional, es decir,

nuestra capacidad de estar bien con nosotros mismos y con las personas que conforman nuestro entorno de vida (amor, pareja, trabajo, hijos, amigos, etc.).

Si algo en esos nodos de vida nos genera conflicto, significa que tengo que invertir mi energía en mejorarlos, es decir, tiempo, pensamiento y negociación. Una mirada rápida a algunos de esos conflictos los hace ver como innecesarios y a veces necios. Son el resultado de hábitos inconscientes.

Nuestra energía diaria no es infinita, se agota. Tenemos tareas, responsabilidades, compromisos, etc. Una emoción que aflige, algo que nos molesta, una conversación pendiente, un conflicto con un colaborador, presión financiera, cualquiera que sea, nos drena nuestra capacidad de foco y presencia.

La estrategia emocional es el uso apropiado de la energía para alcanzar metas y objetivos de vida en el corto y largo plazo.

Visualizar los deseos.

Darle una justa medida a ciertas tensiones.

Cambiar hábitos.

Desechar creencias limitantes.

Tener conversaciones sustantivas.

Poner intenciones en proyectos.

Dirigir de manera inteligente la energía hacia nuestra realización.

Recent Posts

© 2023 by Kathy Schulders. Proudly created with Wix.com  

  • Grey Twitter Icon