TODOS VENDEMOS ALGO

Todos vendemos algo todos los días, una idea, una emoción, un producto.

Todos los días intentamos convencer e influenciar a otros sobre algo. A los hijos, a un cliente o a un jefe.

Dicen que los buenos vendedores tienen un talento innato, o sea, algunas competencias “orgánicas” que les favorecen. La verdad es que el acto de vender es un patrimonio de la humanidad: todos vendemos algo, escribe Daniel Pink en: Vender es humano

¿Cuáles son esas competencias que facilitan la venta y el servicio al cliente?

Una de ellas es la capacidad de flotar en las peores tormentas, asegura el autor.

¿Qué implica la competencia de “flotabilidad”?

Es tener masa muscular para recibir todos los días algún rechazo.

Es convertirse todos los días en intérprete de estilos, personalidades y humores distintos.

Es volver a rodar la ruleta, con las mismas probabilidades que al inicio.

Como cuando Humprey Bogart le pide al pianista de su bar en Casablanca que vuelva a tocar la misma canción. La que marca un nuevo inicio todos los días.

Para alcanzar ese nivel de “flotabilidad” es necesaria la inteligencia emocional y chispas de buen humor…para poder reírse con uno mismo.

PD: a mí me parece que practicar la “flotabilidad” es bueno en general, en la vida y en las relaciones.

Recent Posts

© 2023 by Kathy Schulders. Proudly created with Wix.com  

  • Grey Twitter Icon