ECONOMÍA PERSONAL = INTELIGENCIA EMOCIONAL

Los economistas crearon una persona ficticia que bautizaron con el título de Homo Economicous, que supone que las personas pensamos de manera racional al tomar decisiones.

Resulta que no es así. Que las personas no pensamos racionalmente todo el tiempo.

Por eso los economistas han volteado la mirada a nueva disciplina que se llama la economía del comportamiento, una ciencia que nos permita comprender mejor los compartimientos humanos a la hora de tomar decisiones.

Los comportamientos humanos exigen una mirada hacia nuestro mundo interior.

Hay fuerzas internas en nosotros que a veces nos llevan a tomar malas decisiones.

Qué ruta elegir para evitar el tráfico, cómo definir una estrategia de mercadeo, cómo elegir una pareja, decir algo o mejor callarlo.

Nuestro mundo interno está presente en cada momento frente a las elecciones diarias.

¿Por qué ser inteligente emocionalmente se traduce en una buena economía personal?

La inteligencia emocional plantea que gracias a la práctica y disciplina de hábitos en el manejo de emociones uno alcanza cierto balance de vida entre el mundo interior y el mundo real.

Este balance de vida me permite medir y sopesar mejor las consecuencias de mis decisiones en la vida.

Recent Posts

© 2023 by Kathy Schulders. Proudly created with Wix.com  

  • Grey Twitter Icon