© 2023 by Kathy Schulders. Proudly created with Wix.com  

  • Grey Twitter Icon

METÍ LA PATA

 

Con absoluta claridad sé que metí la pata.

Medí mal mi estado emocional y percibí mal la realidad objetiva.

Tome una mala decisión.

A veces los planetas y los astros no se alinean.

A veces uno mete la patota.

Le pedí una reunión.

Voy a ir con el ego desarmado.

Los insultos no van a ser contra mí. Van a ser contra mi estupidez.

Los juicios los acepto humildemente.

 

Me reuní con mi socio y me disculpé.

Después caí en cuenta que no estaba tan molesto ni tan ofuscado.

Había sido, desde su punto de vista, un error entendible.

A veces la humildad puede ser una gran estrategia

 

Pero...

Qué hubiera pasado si no desarmo mi ego

Busco justificaciones a mi error

Echo culpas a otras personas y a la coyuntura del país

Intento convencer a mi socio que mi decisión fue buena y que el error es de los otros.

Resultados.

  1. Voy a justificar mi decisión a toda costa y mientras más me cierre a ella más voy a tener que invertir energía en defenderla. Al final me voy a enfocar en mi propio juicio irracional y lo voy a defender con todas mis fuerzas. Mal negocio para mi economía personal y emocional.

  2. Posiblemente empiece una secuencia de incomodidades con mi socio. Tal vez se desencadenen tensiones y se convierta en una bola de nieve. Lo más probable es que a partir de ese momento tenga que dirigir parte de mi energía emocional a pensar cómo gestionar a mi socio y qué estrategia utilizar para que las cosas sigan más o menos bien.

  3. Lo peor: la energía personal no es infinita. Empieza mi día a las 5:30 am y a partir de ese momento tengo que saber cuáles son mis goles diarios y qué necesito alcanzar ese día para conseguir las cosas que quiero en el corto plazo. Si invierto mi energía en pensar en justificaciones y pelearme imaginariamente con mi socio y con Luis Guillermo Solís porque el país está xyz y por su culpa mi negocio no prosperó, estoy frito “literalmente”, se me derriten las neuronas. Me olvido de lo importante: mis metas en la vida.

Conclusión: la humildad ayuda a rectificar, solucionar y dejar ir. La humildad es un buen guardián de la energía personal.

 

La humildad puede ser una gran estrategia.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Recent Posts
Please reload